EL SILENCIO QUE MATA

silencio

Efesios 4:26-27 26AIRAOS, PERO NO PEQUEIS; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27ni deis oportunidad al diablo.

Leí un comentario del pastor Samuel Vieira sobre una película llamada “Belleza Americana” dirigida por Sam Méndez y estrenada por Kevin Spacey e Annette Bening. La película recibió 5 Oscars. Según el pastor  Samuel, a pesar de la película tratar de temas filosóficos y existenciales, pocas películas  le parecieron tan violentas como esta. Pero cuenta el, que la violencia de la película no está en la tónica hollywoodiana con desnudez y o barbarie, sino mas bien,  fue hecha sob media para criticar la cultura americana. Según el comentario la violencia más terrible de la película es el silencio. Las personas se matan cultivando el arte hiriente de golpear y matar con supuesta bondad. El momento de mayor violencia y dolor en la película es  la escena en donde una familia de clase media se encuentra alrededor de la mesa. El padre metido en una terrible crisis existencial por la edad, la hija adolescente perdida en sus deseos sin saber cual dirección tomar y una madre ambiciosa que solo piensa en ganar plata a todo costa no importando los medios. Todos están reunidos en un estupendo comedor, pero el ambiente es de un terrible funeral. La agresividad, la hostilidad están presentes en terribles y aplastadores momentos de silencio.

El texto de Efesio que leímos nosotros al inicio nos hace ver esta realidad en muchos hogares alrededor del mundo. Hay problemas, hay luchas, hay heridas pero en general, no hay diálogos, las respuestas son transmitidas por una profunda indiferencia, un aplastador silencio. Que violencia puede ser más fuerte que la frialdad congelante de la persona que está a nuestro lado? Silencios que vienen cargados de acusaciones agresivas e sentimientos de amargura. Esto es asesinato sofisticado, matar con crueldad. Muchas familias hoy ya no matan con la violencia física, sino, con la violencia del alma, se en total porque llamar la atención de los amigos y vecinos. Muchas familias cristianas usan este método de violencia  para no llamar la atención, para mantener la apariencia. Pero la enseñanza bíblica dice que los hombres deben amar sus esposas como Cristo ama la Iglesia, que las esposas amadas deben cuidar de sus maridos. Efesios enseña que debemos cuidar de los problemas y solucionarlos a cada día para no permitir que familias pasen lo que hemos visto en la oficina pastoral, cuando hombres y mujeres revelan que han vividos años y años en una guerra de amargura y competencia domestica, y se han trasformaron en personas absolutamente insensibles a las necesidades del otro. Quiero desafiarle a cambiar, a romper el silencio  en su familia, pedir perdón a Dios y a las personas que ama, restaurando las relaciones. Y termino dando un ejemplo del mismo pastor Samuel.  Que dijo “siempre que pregunto a los hombres se odian sus esposa, la respuesta es siempre negativa, pero no las tratan con amor, y preguntando a las mujeres sobre que sería la peor forma de odio, todas contestaron que sería la indiferencia y el silencio”.  Oro a Dios para que nuestros lares sean alcanzado con esta palabra de Efesios y la gracia de Dios reine en nuestras familias.

Rev. Cleto Nunes