¿ES SUFICIENTE CON AMAR?

 

 images (3)

Lectura bíblica 2 Corintios 6:14-18

«No os unáis en yugo desigual con los incrédulos…» 2 Corintios 6:14

La elección de la persona con quien se va casar es una de las cosas más difíciles e importantes que una persona necesita tomar. Esta decisión afecta todas las áreas de la vida, la familia, los hijos, los nietos y afecta la misma iglesia, ya sea la iglesia local o toda la comunidad cristiana.

No existe “alma gemela”, “media naranja”, o pareja perfecta. Nadie puede presentar todos los requisitos, o todas la calidades que los padres buscan para sus hijos, tampoco las que el mismo novio o novia busca encontrar en su futuro cónyuge, nadie presentará este patrón de los sueños.

Esta línea es muy sencilla, por ello es necesario estar en plena sintonía con Dios que es El único que puede conducir a la buena decisión.  Algunos son demasiados selectivos y acaban solos, otros nunca establecen un patrón para su pretendiente. Hay  una gran cantidad de hermanos que aun con todos los avisos que se le entregan, eligen una persona incompatible. Todo lo que cuenta para estos es si están encantados o deslumbrados con la apariencia física, esto es lo que importa o aun si por otro lado sienten que han recibido por fin algún cariño, esto es lo importante, ¿por qué pensar en compatibilidad o porque pensar en principio bíblico?, “yo sé lo que hago”, sé lo que es mejor para mí. Como suele pasar, cuando no resulta bien, y se ve el equívoco, surge la expresión común, “me casé con la persona equivocada”, la salida es muy simple para algunos. Me divorcio, dicen, al fin porque debo pagar toda la vida por un error, nadie es obligado a esto. En esta hora usan la Biblia para decir “Dios no me ha hecho para quedar solo”.

“No os unáis con los incrédulos”.  La Biblia da énfasis a la compatibilidad espiritual como absolutamente esencial, pero solo ello no es sinónimo de éxito, solamente en Cristo podremos desfrutar de un tesoro común, una fuerza común, valores comunes. Lo que nos ha faltado es la verdadera confianza de que Dios está en el control de nuestras vidas, como hijos del Rey soberano. Dios rechaza la incredulidad, y nuca deja de mirar  la desobediencia en su pueblo.

Oro a Dios para que nuestros jóvenes tengan confianza plena que cuando nos sometemos a la palabra de Dios, El es fiel y no desampara los que esperan en su promesa, aunque en medio del desierto nunca dejen de mirar la posibilidad de lluvias de bendición en la presencia del Señor.

Rev. Cleto Nunes