La persona eres tú

reading a book

«Entonces dijo Natán a David: Tú eres aquel hombre. Así ha dicho Jehová, Dios de Israel: Yo te ungí por rey sobre Israel, y te libré de la mano de Saúl,»(2 Samuel 12:7)

Después de escuchar la historia del profeta Natán, el rey David se pone furioso y declara este hombre actuó muy mal, merece la sentencia de muerte. El profeta Natán le contesta a David, con 4 palabras; “Tú eres aquel hombre.”

(II Samuel 12:7).

Muchos años se pasaron desde aquel encuentro del profeta con el rey David, pero Él Señor Jesucristo interpreta bien lo que aconteció con David, enseñando que lo mismo pasa con nosotros seres humanos en los días actuales. (Lucas 6:42) ¿O cómo puedes decir a tu hermano: Hermano, déjame sacar la paja que está en tu ojo, no mirando tú la viga que está en el ojo tuyo? Hipócrita, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja que está en el ojo de tu hermano. Así, somos nosotros, esta es nuestra naturaleza, pero, la reprensión del Profeta Natán y del Señor sigue actual, pues es común mirar los errores del otro antes que los nuestros, es más fácil esconder nuestras equivocaciones en los tropiezos ajenos. Parece ser, que a los cristianos en general, errores solo pasan en las personas a nuestro alrededor, y que a nosotros nos toca la tarea de criticar y hasta juzgar y condenar. Nos olvidamos que esta tarea le corresponde a Dios que es justo y bondadoso, puro y santo. Aunque falte poco, no ha vuelto todavía el Señor, aun  hay tiempo, miremos a nosotros mismo con los lentes de la palabra de Dios, eso nos llevará a ver, antes nuestros propios errores, en vez de pensar  que todos alrededor están equivocados. Cuando actuamos así, los lentes que estamos no son la palabra de Dios, sino más bien, nuestro proprio sistema caído de justicia. Que las palabras de Jesús y Natán, sean la guía de nuestro corazón. Miremos nuestros errores antes de acusar a otros. Que Dios nos bendiga

Rev. Cleto Nunes