Los Gigantes  siempre aparecen

Fotolia_1889106_XS«Volvieron los filisteos a hacer la guerra a Israel, y descendió David y sus siervos con él, y pelearon con los filisteos; y David se cansó.E Isbi-benob, uno de los descendientes de los gigantes, cuya lanza pesaba trescientos siclos de bronce, y quien estaba ceñido con una espada nueva, trató de matar a David;mas Abisai hijo de Sarvia llegó en su ayuda, e hirió al filisteo y lo mató. Entonces los hombres de David le juraron, diciendo: Nunca más de aquí en adelante saldrás con nosotros a la batalla, no sea que apagues la lámpara de Israel.Otra segunda guerra hubo después en Gob contra los filisteos; entonces Sibecai husatita mató a Saf, quien era uno de los descendientes de los gigantes. Hubo otra vez guerra en Gob contra los filisteos, en la cual Elhanán, hijo de Jaare-oregim de Belén, mató a Goliat geteo, el asta de cuya lanza era como el rodillo de un telar.Después hubo otra guerra en Gat, donde había un hombre de gran estatura, el cual tenía doce dedos en las manos, y otros doce en los pies, veinticuatro por todos; y también era descendiente de los gigantes.Este desafió a Israel, y lo mató Jonatán, hijo de Simea hermano de David. Estos cuatro eran descendientes de los gigantes en Gat, los cuales cayeron por mano de David y por mano de sus siervos.» (II Samuel 21:15-22)

Y Isbi-benob, uno de los descendientes de los gigantes, cuya lanza pesaba trescientos siclos de bronce, y quien estaba ceñido con una espada nueva, trató de matar a David;  II Samuel 21:16

Una de las necesidades más básicas del ser humano es el sentimiento de seguridad, de saber que si está protegido de los peligros del diario vivir. En nuestros días hemos escuchado muchas noticias de accidentes en Copiapó. El en día que antecedió al día del trabajador y en el mismo día del trabajador, el primer de mayo del 2013 tuvimos varias familias con dolores gigantescos  perdidas terribles con estos accidentes, al mismo tiempo de forma general, todos, no solamente los copiapinos no quedamos aterrorizados con la enorme tragedia del segundo “falso profeta de Peñalolén”. Segundo, porque después que pierde popularidad el primer con sus muchas esposas, se levanta otro que supuestamente era iluminado por la estrella de Antares, recibió orientación del imaginario divino para cometer un atroz asesinato, de un macabro sacrificio de una guagua de apenas 2 días. Un acontecimiento que marca de forma gigantesca todas las familias de Chile e del mundo, muchos quedarán con problemas enormes para rever sus propios principios y valores. Lo que queda obvio en este macabro incidente es que este sicópata, no tuvo nunca conocimiento de la verdad de Cristo, de la verdadera luz del  mundo, e infelizmente siguen en completa oscuridad los que decidieron seguir al sicópata Ramón Castillo, y ahora tendrán que luchar sus propios gigantes espirituales y emocionales.

En la jornada diaria siempre enfrentamos problemas, luchas que desafían nuestra autoconfianza, y también nuestra fe. No fue diferente con David el gran rey de Israel, parece que David fue preparado por Dios para enfrentar gigantes, pues, aun cuando joven pastoreando el rebaño de su padre tuvo que afrentar un león y un oso para defender las ovejas, aun no estaba preparado para la guerra y tuvo que enfrentar al gigante Goliat, después cuando asume el puesto de rey de Israel enfrenta en combate 4 gigantes mas de los filisteos. Que tremenda experiencia de este hombre que confiaba en Dios en todas las circunstancias de su vida. No es por casualidad que el mismo David, años después cuando  era ya adulto, ahora un guerrero,  ya no tenía las mismas fuerzas de la juventud y se encuentra cansado en medio de una batalla, a punto de ser herido de muerte por mas un gigante filisteo. Sin embargo, es en este momento que estamos cansados en la batalla que Dios envía ayuda que nos libra y elimina a los gigantes que nos afrentan y amenazan. Quiero destacar algo interesante David estaba cansado en la batalla y no de la batalla, pues aunque desde este momento el cambia su forma de pelear, sigue peleando las batallas del Señor. Queridos hermanos quiero motivarlos a que evalúen sus corazones para descubrir se están cansados en el trabajo del Señor o del trabajo del Señor, pues en el primer caso Dios enviará siempre ayuda, en el otro puede significar que su amor al Señor no es suficiente motivador para afrentar las luchas de una vida dedicada a Dios. El consejo de los oficiales de David fue que el ya no saliera a la guerra sino mas bien, debiera quedarse en la casa cuidando de su proprio interese y de su vida personal, quizás sea exactamente esto que los gigantes que usted  enfrenta ahora están intentando hacer con usted; intentando convencerlo que no puedes vencer los enemigos espirituales, y que mejor es  cuidar de sus propios intereses. Quiero desafiarle a que siga al Señor aunque personas a su alrededor se equivoquen. No permita que  esto se transforme en un gigante que le quita el placer de las victorias en Dios que siempre vendrá en su auxilio. No desanime.

Rev. Cleto Nunes