NI DEIS LUGAR AL DIABLO ¡NI UN CENTÍMETRO!

agresivo

“…NI DEIS LUGAR AL DIABLO” (Efesios 4:27)

¿Alguna vez te has dado cuenta de que Jesús nunca pasó mucho tiempo hablando de lo que Satanás hacía? En lugar de eso se enfrontó a él citando la Palabra de Dios y expulsándolo de la vida de la gente. En Marcos, capítulo 5, el hombre que vivía entre las tumbas era atormentado por espíritus malignos. Cuando Jesús se encaró a ellos, la Biblia dice que le suplicaron “…que no los enviara fuera de aquella región” (versículo 10). ¿Que por qué? Pues, porque no querían renunciar a su territorio ni abandonar el “césped” que les fue cedido. Cuando se dieron cuenta de que Jesús estaba decidido a expulsarlos del hombre, Le pidieron que por lo menos les dejara quedarse en esa zona. Cuando Jesús les dio permiso para entrar en un hato de cerdos que había por allí cerca, inmediatamente “…se precipitó al mar por un despeñadero, y… se ahogaron” (Marcos 5:13b). Aquí hay una enseñanza: puede que Satanás no ponga objeciones a tu libertad, pero de ninguna manera permitirá que lo echen de tu familia. Si no puede atormentarte hasta que te auto-destruyas, tentará a tu pareja, tus hijos, tus amigos, tus compañeros de trabajo y tu círculo de influencia. Así es como trabaja; “…anda alrededor buscando a quien devorar” (Pedro 1:5:8b). Pero primero tiene que encontrar a alguien que le dé una oportunidad ? ¡asegúrate de no ser tú!

Tu respuesta inmediata a cualquier compromiso sugerido por el enemigo siempre tiene que ser un firme: “¡No, ni un centímetro!”. Y a continuación ora, pidiendo que la sangre de Jesús te cubra a ti y a tus seres queridos, reclamándolos para su Reino.

Que tengas un día sobre natural en la presencia de nuestro buen Dios.

Bendiciones!