Pedir y confiar

Peticiones--element50« Y cuando llegaba el tiempo de cada una de las doncellas para venir al rey Asuero, después de haber estado doce meses conforme a la ley acerca de las mujeres, pues así se cumplía el tiempo de sus atavíos, esto es, seis meses con óleo de mirra y seis meses con perfumes aromáticos y afeites de mujeres,entonces la doncella venía así al rey. Todo lo que ella pedía se le daba, para venir ataviada con ello desde la casa de las mujeres hasta la casa del rey. Ella venía por la tarde, y a la mañana siguiente volvía a la casa segunda de las mujeres, al cargo de Saasgaz eunuco del rey, guarda de las concubinas; no venía más al rey, salvo si el rey la quería y era llamada por nombre.Cuando le llegó a Ester, hija de Abihail tío de Mardoqueo, quien la había tomado por hija, el tiempo de venir al rey, ninguna cosa procuró sino lo que dijo Hegai eunuco del rey, guarda de las mujeres; y ganaba Ester el favor de todos los que la veían. Fue, pues, Ester llevada al rey Asuero a su casa real en el mes décimo, que es el mes de Tebet, en el año séptimo de su reinado. Y el rey amó a Ester más que a todas las otras mujeres, y halló ella gracia y benevolencia delante de él más que todas las demás vírgenes; y puso la corona real en su cabeza, y la hizo reina en lugar de Vasti. Hizo luego el rey un gran banquete a todos sus príncipes y siervos, el banquete de Ester; y disminuyó tributos a las provincias, e hizo y dio mercedes conforme a la generosidad real.»(Ester 2:12-18)

Dios no se burla de nosotros con las cosas que dice en su Palabra. Él no se dedica a humillar a su pueblo con falsas expectativas que nunca podrá alcanzar, o con algo que es totalmente exclusivo de una persona, pero que es un reto frustrante e inalcanzable para todos los demás. Pero debo apresurarme a añadir que uno no podrá lograr esas expectativas si es guiado por el mundo, esto solo produce derrota y frustración. Usted, como individuo, tiene sus presiones, dificultades y circunstancias especiales, pero Dios le ofrece la manera de manejarlas para que usted llegue a ser su persona especial. La pregunta es: ¿cómo?

En primer lugar, pídale a Dios. Pídale que cultive su carácter. Pídale que le dé satisfacción con lo superficial y un deseo más profundo por lo espiritual. Póngase a disposición de su poder, de su corrección. Busque su dirección para las cosas que necesita. Permita que Él le ayude a fijar metas razonables. Escríbalas para que lleve un registro escrito de sus oraciones y su contestación.

Pídale a Dios que le dé esa clase de autenticidad. Que le ayude a poner más énfasis en lo que está sucediendo en lo más íntimo de su corazón y menos énfasis en las cosas externas, en lo superficial, en lo temporal.

En segundo lugar, confíe en Dios. Confíe el control de las circunstancias que le rodean, esas que usted quizás está utilizando como excusa para no ser la persona que quiere ser. No espere hasta que sus circunstancias sean perfectas. Recuerde a Ester. En el punto crítico de la competencia, rodeada de mujeres sensuales, ambiciosas y superficiales, ella se mantuvo sola en la brecha y, asombrosamente ¡Dios le dio favor a los ojos de los demás!

Pídale a Dios. Confíe en Dios. Dependemos totalmente de Él en cuanto a vida eterna, perdón, carácter y seguridad. Su luz en nuestras vidas nos da un aborrecimiento por las cosas que simplemente satisfacen nuestro egoísmo, nuestra carnalidad. Esa luz nos muestra la importancia del carácter, el cambio increíble que se pude tener cuando uno se mantiene solo en la brecha por las cosas de Dios. Solo Él puede darnos la gracia y la afabilidad que impide que nos convirtamos en cristianos virulentos e irritables. Es la actividad de Dios en nuestras vidas lo que nos utiliza aun en los “harenes” de la vida para marcar una diferencia y ser modelo de encanto y hermosura, de dignidad y elegancia que no puede evitar que la atención de las personas se vuelva a Dios y a su poder. Recuerde, pida y confíe.

 

Confíe en Dios el control de las circunstancias que le rodean.—Charles R. Swindoll