Tiempo de escrutinio

Peticiones--element50

«Aconteció que cuando quiso Jehová alzar a Elías en un torbellino al cielo, Elías venía con Eliseo de Gilgal. Y dijo Elías a Eliseo: Quédate ahora aquí, porque Jehová me ha enviado a Bet-el. Y Eliseo dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. Descendieron, pues, a Bet-el. Y saliendo a Eliseo los hijos de los profetas que estaban en Bet-el, le dijeron: ¿Sabes que Jehová te quitará hoy a tu señor de sobre ti? Y él dijo: Sí, yo lo sé; callad. Y Elías le volvió a decir: Eliseo, quédate aquí ahora, porque Jehová me ha enviado a Jericó. Y él dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. Vinieron, pues, a Jericó. Y se acercaron a Eliseo los hijos de los profetas que estaban en Jericó, y le dijeron: ¿Sabes que Jehová te quitará hoy a tu señor de sobre ti? El respondió: Sí, yo lo sé; callad. Y Elías le dijo: Te ruego que te quedes aquí, porque Jehová me ha enviado al Jordán. Y él dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. Fueron, pues, ambos. Y vinieron cincuenta varones de los hijos de los profetas, y se pararon delante a lo lejos; y ellos dos se pararon junto al Jordán. Tomando entonces Elías su manto, lo dobló, y golpeó las aguas, las cuales se apartaron a uno y a otro lado, y pasaron ambos por lo seco. Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí. El le dijo: Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; mas si no, no. Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino. Viéndolo Eliseo, clamaba: !!Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes. Alzó luego el manto de Elías que se le había caído, y volvió, y se paró a la orilla del Jordán. Y tomando el manto de Elías que se le había caído, golpeó las aguas, y dijo: ¿Dónde está Jehová, el Dios de Elías? Y así que hubo golpeado del mismo modo las aguas, se apartaron a uno y a otro lado, y pasó Eliseo. » (2 Reyes 2:1-14)

El renunciar a lo personal no nos llega de manera natural. Es una virtud que se aprende (muchas veces de manera dura), estimulada por unos pocos y modelada por un número menor aún, especialmente por quienes han llegado a ser conocidos como personalidades del tipo A. Los profetas son famosos por mostrar este temperamento, lo cual hace a Elías aún más admirable. Sin sacarle el cuerpo de heroísmo, era tan blando como la arcilla en las manos de su Señor. Como vimos antes, Elías daba lo mejor de sí mismo cuando estaba “bajo la sombra del Todopoderoso”. Su vida fue de poder, porque había llegado al punto en el que aceptaba la muerte de sus propios deseos, si eso significaba poder mostrar al máximo la gloria de Dios.

El punto del comienzo, el punto de la oración, el punto de la batalla, el punto de la muerte; nosotros también, tenemos estos puntos en nuestras vidas.

En primer lugar, hay un punto de comienzo, de partida, el comienzo mismo de nuestra experiencia cristiana cuando nacemos de nuevo. Ese es nuestro punto de comienzo. En nuestro Gilgal, nos volvemos enteramente nuevos.

Para algunos de nosotros, ese punto de comienzo, de partida, ha quedado distante en el pasado. Escudriñe su memoria. ¿Puede recordar el momento cuando dio sus primeros pasos, como bebé en la fe? Se tambaleaba un poco y aquellas personas que le amaban y guiaban, le ayudaban a mantenerse firme sobre sus pies. Pero aprendió lo más importante de la vida: cómo compartir su fe.

Luego viene el punto de la oración. ¿Lo recuerda? Comenzó primero a aprender lo que era sacrificar, rendir las cosas que le eran queridas y preciosas. Para algunos otros, fue una pérdida por un aborto, o la muerte de un hijo. Para algunos, fue la muerte de un esposo o una esposa. Quizás para usted fue la pérdida de un empleo, o de su negocio, o de su largamente acariciado sueño y que usted sabe, nunca podrá realizar. Al llegar totalmente solo a su propio Betel, aprendió a orar.

Dios hizo un verdadero trabajo en su vida al llevarle desde ese punto de comunión a la siguiente fase que Él dispuso para usted. Y porque ya había aprendido el valor de la oración, usted construyó su altar y aprendió aun más a los pies del Señor. Escudriñe su pasado. ¿Lo recuerda?

El renunciar a lo personal es difícil de aprender, pero bien vale el esfuerzo.

El renunciar a lo personal es difícil de aprender, pero bien vale el esfuerzo.—Charles R. Swindoll