Lo más que pueda

frrme-prayers-healing-1024x768«Reunió David en Jerusalén a todos los principales de Israel, los jefes de las tribus, los jefes de las divisiones que servían al rey, los jefes de millares y de centenas, los administradores de toda la hacienda y posesión del rey y de sus hijos, y los oficiales y los más poderosos y valientes de sus hombres. Y levantándose el rey David, puesto en pie dijo: Oídme, hermanos míos, y pueblo mío. Yo tenía el propósito de edificar una casa en la cual reposara el arca del pacto de Jehová, y para el estrado de los pies de nuestro Dios; y había ya preparado todo para edificar. Mas Dios me dijo: Tú no edificarás casa a mi nombre, porque eres hombre de guerra, y has derramado mucha sangre. Pero Jehová el Dios de Israel me eligió de toda la casa de mi padre, para que perpetuamente fuese rey sobre Israel; porque a Judá escogió por caudillo, y de la casa de Judá a la familia de mi padre; y de entre los hijos de mi padre se agradó de mí para ponerme por rey sobre todo Israel. Y de entre todos mis hijos (porque Jehová me ha dado muchos hijos), eligió a mi hijo Salomón para que se siente en el trono del reino de Jehová sobre Israel.Y me ha dicho: Salomón tu hijo, él edificará mi casa y mis atrios; porque a éste he escogido por hijo, y yo le seré a él por padre. Asimismo yo confirmaré su reino para siempre, si él se esforzare a poner por obra mis mandamientos y mis decretos, como en este día. Ahora, pues, ante los ojos de todo Israel, congregación de Jehová, y en oídos de nuestro Dios, guardad e inquirid todos los preceptos de Jehová vuestro Dios, para que poseáis la buena tierra, y la dejéis en herencia a vuestros hijos después de vosotros perpetuamente. Y tú, Salomón, hijo mío, reconoce al Dios de tu padre, y sírvele con corazón perfecto y con ánimo voluntario; porque Jehová escudriña los corazones de todos, y entiende todo intento de los pensamientos. Si tú le buscares, lo hallarás; mas si lo dejares, él te desechará para siempre. Mira, pues, ahora, que Jehová te ha elegido para que edifiques casa para el santuario; esfuérzate, y hazla.Y David dio a Salomón su hijo el plano del pórtico del templo y sus casas, sus tesorerías, sus aposentos, sus cámaras y la casa del propiciatorio.»(1 Crónicas 28:1-11)

David estaba diciendo: «Dios no me dio un sí como respuesta. Su respuesta fue no, en cuanto a mi sueño. Pero sí me dio otras cosas en lugar de ese sueño, y estoy sacándole el mayor provecho que puedo a esas otras cosas.» Todos nosotros podemos aprender mucho de la respuesta madura de David.

¿Tiene usted algún deseo al que sabe que tendrá que renunciar? Por lo general, es necesario que nos volvamos más viejos para darnos cuenta de que eso sucederá, porque cuanto más jóvenes somos, más grandes son nuestros sueños, más grandes nuestras esperanzas y más dispuestos estamos a llevarlos a cabo. Pero al envejecer, muchos de nosotros vemos que algunos de estos grandes sueños y de estas grandes esperanzas jamás se van a realizar. Quizás fue el sueño de un gran logro por medio de un ministerio especial. Tal vez fue el deseo de tener una carrera o un reconocimiento especial. Posiblemente fue el deseo de tener una relación romántica y luego casarse. Pudo ser el anhelo de verse libre de algo en su vida con la cual ha tenido que vivir durante años. Sea lo que sea, usted puede reconocer ahora que nunca lo va a lograr, y eso es difícil de aceptar. Pero, al igual que David, es una oportunidad para encontrar satisfacción en lo que Dios le ha permitido hacer. Al pensar en su vida y en su deseo no realizado, David dice: «Quiero olvidarme de lo que no pudo ser, y concentrarme en las cosas que Dios ha hecho.»

Este es nuestro desafío, ¿verdad? Podemos vivir los últimos años de nuestra vida hundidos en los sentimientos de culpa, o agobiados por los remordimientos del pasado. Podemos «echarnos a morir de tristeza,» o podemos decir: «Por la gracia de Dios, hice lo más que pude con lo que tuve. Y reclamo su promesa de que, de alguna manera, Él utilizará lo que sí logre para su mayor gloria.» ¡Que maravilloso será tener esta actitud al final de nuestra vida!