Decisiones cruciales

Young woman reaching for the sun in countryside.

«Y montando un asno, descendió por una parte secreta del monte; y he aquí David y sus hombres venían frente a ella, y ella les salió al encuentro. Y David había dicho: Ciertamente en vano he guardado todo lo que éste tiene en el desierto, sin que nada le haya faltado de todo cuanto es suyo; y él me ha vuelto mal por bien. Así haga Dios a los enemigos de David y aun les añada, que de aquí a mañana, de todo lo que fuere suyo no he de dejar con vida ni un varón. Y cuando Abigail vio a David, se bajó prontamente del asno, y postrándose sobre su rostro delante de David, se inclinó a tierra; y se echó a sus pies, y dijo: Señor mío, sobre mí sea el pecado; mas te ruego que permitas que tu sierva hable a tus oídos, y escucha las palabras de tu sierva. No haga caso ahora mi señor de ese hombre perverso, de Nabal; porque conforme a su nombre, así es. El se llama Nabal,[a] y la insensatez está con él; mas yo tu sierva no vi a los jóvenes que tú enviaste. Ahora pues, señor mío, vive Jehová, y vive tu alma, que Jehová te ha impedido el venir a derramar sangre y vengarte por tu propia mano. Sean, pues, como Nabal tus enemigos, y todos los que procuran mal contra mi señor. Y ahora este presente que tu sierva ha traído a mi señor, sea dado a los hombres que siguen a mi señor. Y yo te ruego que perdones a tu sierva esta ofensa; pues Jehová de cierto hará casa estable a mi señor, por cuanto mi señor pelea las batallas de Jehová, y mal no se ha hallado en ti en tus días.»( 1 Samuel 25:20-28 )

Footnotes:

  1. 1 Samuel 25:25 Esto es, Insensato.

Abigaíl conocía bien a su marido, ¿no le parece? Todo el mundo sabía cómo era él; entonces, ¿por qué ocultarlo? ¿Por qué tratar de encubrir lo que había hecho? Ella no lo hizo, sino que tomó sobre sí misma la responsabilidad. “Cuando enviaste a esos diez hombres para hablar con mi marido, yo no estaba allí para dar otra clase de respuesta. Pero ahora estoy aquí como intercesora. Quiero ser mediadora entre este hombre y todos tus hombres que han sido tratados injustamente.”

¡Qué fe la de ella!, le dice: “David, al verte, estoy mirando al futuro rey. No dañes tu hoja de servicios con un asesinato. Tú estás por encima de esto. Has sido afrentado, pero el homicidio no es la respuesta. ¡Espera, espera, David! Toma lo que te he traído, y regrésate”.

¡Qué discurso! ¡Qué intercesión!

Cuando usted enfrenta algunas situaciones cruciales, a veces tiene que hacer algo muy creativo. Aparte de la Biblia, no hay ningún otro manual que le diga qué hacer cuando llegan esos momentos.

Muchas veces, cuando enfrentarnos una crisis, la respuesta típica, usual, es meter la cabeza en un hueco, huir a un escondrijo y dejar que nos crezcan telarañas. Pero se puede hacer algo mejor. Mientras usted tenga sangre en sus venas, mientras pueda respirar, tiene un propósito para vivir. Tiene una razón para existir. No importa lo malo que haya sido su pasado, caracterizado por la desobediencia y la falsedad durante gran parte de su vida, usted está vivo, usted existe. Y Dios le dice: “Hay una razón, y estoy dispuesto a hacer cosas creativas a través de ti para levantarte de nuevo. Puede quedarse parado curando sus heridas si esa es su decisión, pero puede hacer algo mejor”. Hará falta creatividad, hará falta determinación, hará falta que tenga sus ojos puestos constantemente en el Señor. Pero cuando Él lo hace, es maravilloso.

Mientras tenga sangre en sus venas y pueda respirar, tiene propósito para vivir.—Charles R. Swindoll