Un amigo verdadero

dreamstime_m_12053649-e1316369981301«Y David se quedó en el desierto en lugares fuertes, y habitaba en un monte en el desierto de Zif; y lo buscaba Saúl todos los días, pero Dios no lo entregó en sus manos.Viendo, pues, David que Saúl había salido en busca de su vida, se estuvo en Hores, en el desierto de Zif.Entonces se levantó Jonatán hijo de Saúl y vino a David a Hores, y fortaleció su mano en Dios. Y le dijo: No temas, pues no te hallará la mano de Saúl mi padre, y tú reinarás sobre Israel, y yo seré segundo después de ti; y aun Saúl mi padre así lo sabe. Y ambos hicieron pacto delante de Jehová; y David se quedó en Hores, y Jonatán se volvió a su casa.»(1 Samuel 23:14-18)

Jonatán fue un amigo maravilloso, en él no había mezquindad ni envidia ni celos. No olvide que, por ser hijo de Saúl, podía haber sido el heredero indiscutible del trono. Podía haber deseado la alabanza del pueblo, pero allí estaba ese muchacho de las colinas de Belén, recibiéndolo todo. Sin embargo, Jonatán salió en defensa de su amigo David en contra de su propio padre, que estaba dispuesto a quitarle la vida. Esto es lo que pudiéramos llamar teología esencial. Esto es poner la fe en acción. Salió en su defensa porque era su amigo. Aquí estamos de nuevo, de regreso a su maravillosa amistad.

Los amigos se dan el uno al otro la libertad absoluta de ser ellos mismos. Cuando usted tiene un amigo tan entrañable, tan unido a su alma, no tiene que explicarle el porqué usted hace lo que hace. Simplemente lo hace, y su amigo lo entiende.

Cuando usted tiene el corazón destrozado, puede expresarlo a un amigo así, y él no se molestará. Él no lo confrontará en su sufrimiento ni le leerá tres versículos de la Biblia, para decirle luego que se enderece.

Cuando un buen amigo suyo está exteriorizando sus sufrimientos y dolores, déjelo que lo haga. Si tiene ganas de llorar, déjelo que llore. Si un buen amigo suyo necesita quejarse, escúchelo. Un amigo íntimo no nos abandona nunca; sigue allí junto a uno. Uno puede ser uno mismo, no importa cómo esté ni cómo se sienta.
Los amigos verdaderos son una fuente permanente de ánimo. “Y David, al ver que Saúl había salido en asecho de su vida, se quedó en Hores, en el desierto de Zif. Entonces Jonatán hijo de Saúl se levantó y fue a David en Hores, y le fortaleció en Dios” (1 Samuel 23:15, 16).

Piense en esto. David estaba siendo perseguido por un asesino cuyo nombre era Saúl (el padre de Jonatán). David estaba en el desierto, y en cualquier momento, detrás de cualquier arbusto, o de cualquier peñasco o colina, Saúl y sus hombres podían haber estado acechando en las sombras, esperando para acabar con él. El odio asesino de Saúl era un tormento para la vida de David.

¿Y qué es lo que hace el hijo de este asesino? Fortalece a su amigo. ¡Fantástico! Esa es la clase de amigos que hay que buscar. Ve a David en el momento de mayor abatimiento en su vida, asustado, acosado, dando tumbos en el desierto, y lo alienta. “Entiendo cómo te sientes. Tienes todo el derecho de tener esos sentimientos. Habrá un día mejor para ti después, pero por ahora yo estoy aquí contigo, pase lo que pase”.

Los amigos verdaderos son una fuente permanente de ánimo.—Charles R. Swindoll