Nunca solo

mujer-victoriosa-perseverante

«Y levantándose David aquel día, huyó de la presencia de Saúl, y se fue a Aquis rey de Gat. «(1 Samuel 21:10)

  «Y se juntaron con él todos los afligidos, y todo el que estaba endeudado, y todos los que se hallaban en amargura de espíritu, y fue hecho jefe de ellos; y tuvo consigo como cuatrocientos hombres.»(1 Samuel 22:2)

David había llegado finalmente a su peor momento. Este era el punto más bajo en toda su vida hasta ahora, y si usted quiere saber cómo se sentía en realidad, solo tiene que leer el salmo 42, que compuso durante esos días.

¿Puede usted sentir la soledad de ese apartado lugar? ¿La humedad de esa cueva? ¿Puede sentir el desaliento de David? ¿Las profundidades en que se encuentra hundida su vida? No hay forma de evitarlo. No le queda nada. Nada.

Pero en medio de todo esto, David no ha perdido de vista a Dios. Clama al Señor que lo rescate. Es aquí donde podemos ver el verdadero corazón de este hombre, el lugar interior que solo Dios ve realmente, esa cualidad invisible que Dios vio cuando eligió y ungió al joven pastor de ovejas de Belén.

David ha sido llevado al lugar donde Dios puede realmente comenzar a moldearlo y utilizarlo. Cuando el Dios soberano nos reduce a la nada, es para redirigir nuestra vida, no para ponerle fin. La perspectiva humana dice: “¡Ajá! Perdiste esto, perdiste aquello. Causaste esto, causaste aquello. Arruinaste esto, arruinaste aquello. ¡Acaba de una buena vez con tu vida!”. Pero Dios dice: “No, no lo hagas. Tú estás ahora en una cueva, pero eso no significa que es el fin. Esto significa que es el momento de dar un nuevo rumbo a la vida. ¡Ahora es el momento de comenzar de nuevo!”. Esto es exactamente lo que Él hace con David.

Tenemos a un David quebrantado, al final de la cuerda, sin ninguna ayuda… con el espíritu deshecho. ¿Y quiénes vienen a él? Sus mismos hermanos y su padre, junto con el resto de la familia. A veces, cuando usted se encuentra en una cueva no quiere tener a nadie a su alrededor. A veces, usted no puede soportar estar con otras personas. Detesta reconocerlo públicamente en realidad, usted generalmente no lo reconoce. Pero es cierto, a veces, usted desea simplemente estar solo. Y tengo la sensación de que, en ese momento de su vida, David no quería tener a nadie alrededor de él. Porque si él no se consideraba de valor para sí mismo, no veía su valor para los demás.

David no quería tener a sus parientes cerca, pero ellos vinieron. No los quería allí, pero Dios los trajo de todas maneras. Me encanta el hecho de que ellos se metieran a rastras en esa cueva a estar con él.

Cuando Dios nos reduce a nada, es para redirigir nuestra vida, no para acabarla.—Charles R. Swindoll