Un nombramiento modesto

bible-wallpapers-2-4-s-307x512

«Envió, pues, por él, y le hizo entrar; y era rubio, hermoso de ojos, y de buen parecer. Entonces Jehová dijo: Levántate y úngelo, porque éste es.Y Samuel tomó el cuerno del aceite, y lo ungió en medio de sus hermanos; y desde aquel día en adelante el Espíritu de Jehová vino sobre David. Se levantó luego Samuel, y se volvió a Ramá. El Espíritu de Jehová se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová. Y los criados de Saúl le dijeron: He aquí ahora, un espíritu malo de parte de Dios te atormenta.Diga, pues, nuestro señor a tus siervos que están delante de ti, que busquen a alguno que sepa tocar el arpa, para que cuando esté sobre ti el espíritu malo de parte de Dios, él toque con su mano, y tengas alivio.  Y Saúl respondió a sus criados: Buscadme, pues, ahora alguno que toque bien, y traédmelo.»(1 Samuel 16:12-17)

Aquí podemos dar nuestra primera mirada a David. Él está en su casa, oliendo todavía a ovejas, y de pronto un anciano se le acerca rengueando y derrama un poco de aceite sobre su cabeza, luego este aceite gotea del cabello y cae sobre su cuello. Josefo, el historiador nos describe así este momento: “El anciano Samuel le susurró al oído el significado del símbolo: ‘Tú vas a ser el próximo rey’ ”.

¿Qué hizo David? ¿Qué hace usted en una situación como esa? Quiero decir eso no se presenta todos los días. Los caminos de Dios son tan maravillosos, ¿verdad? En el momento más sorprendente suceden las cosas más grandiosas. “Tú vas a ser el próximo rey”. ¿Qué hizo David? Bueno, me alegra mucho decirle que no se dirigió a la tienda de ropa de marca más cercana a probarse unas coronas. No ordenó un nuevo juego de tarjetas de presentación, diciéndole al impresor: “Por favor cambia lo de pastor de ovejas a rey electo”. No tenía un distintivo que decía: “Yo soy la nueva celebridad”. No mandó a pulir una carroza para lanzarse corriendo por las calles de Belén, gritando: “Soy el elegido de Dios… ¡ustedes están viendo al sustituto de Saúl!”

¿Qué hizo David?

El hecho de que Samuel lo hubiera ungido con aceite no cambió a David en nada. No guardó ese cuerno como recuerdo, ni lo colgó en su tienda. No esperó ningún trato especial de los demás. Nada de eso, simplemente regresó a sus ovejas. Y cuando el rey le dijo: “Ven acá para que toques música para mí”, David fue y tocó música para el rey. Cuando terminó, dijo: “¡Bueno, tengo que volver a ocuparme de mis ovejas; ese es mi trabajo!

David tenía la sensibilidad necesaria para escuchar el susurro de la voz de Dios. “Tú vas a ser el nuevo rey”. Pero tan pronto como terminó ese gran momento y se apagaron las luces, David estaba humildemente de regreso con sus ovejas. La gente tenía que sacarlo en realidad del rebaño para lograr que hiciera algo relacionado con estar en primer plano. De hecho, creo que esa es una de las razones por la que David fue un hombre según el corazón de Dios. Era sencillo, siempre creíble, siempre auténtico… y siempre fiel en las cosas.

En el momento más sorprendente suceden las cosas más grandiosas.—Charles R. Swindoll