¿Cómo es su corazón?

corazon«iSaúl tenía [treinta]j años cuando comenzó a reinar, y reinó sobre Israel [cuarenta] y dosk años.Saúl escogió para sí tres mil hombres de Israel; y de ellos dos mil estaban con Saúl en Micmas y en la región montañosa de Betel, y mil estaban con Jonatán en Gabaa de Benjamín. Y despidió al resto del pueblo, cada uno a su morada. Entonces Jonatán atacó el destacamento de los filisteos que había en Geba, y lo oyeron los filisteos. Luego Saúl hizo tocar la corneta por todo el país, diciendo: “¡Oigan los hebreos!”. Y todo Israel oyó que se decía: “Saúl ha atacado el destacamento de los filisteos, y también Israel se ha hecho odioso a los filisteos”. Entonces el pueblo fue convocado en Gilgal para seguir a Saúl. También los filisteos se reunieron para combatir contra Israel, movilizando tres mil[a]carros, seis mil jinetes y gente tan numerosa como la arena de la orilla del mar. Ellos subieron y acamparon en Micmas, al este de Bet-avén. Cuando los hombres de Israel se vieron en aprietos, porque el pueblo fue puesto en apuros, se escondieron en cuevas, grietas, peñascos, fosas y cisternas. Y algunos de los hebreos cruzaron el Jordán hacia la tierra de Gad y de Galaad.Saúl estaba aún en Gilgal, y todo el pueblo iba tras él, temblando. Él esperó siete días, conforme al plazo que Samuel había señalado. Pero como Samuel no venía a Gilgal y el pueblo se le dispersaba, Saúl dijo:—Tráiganme el holocausto y los sacrificios de paz.Él ofreció el holocausto. Y sucedió que al acabar de ofrecer el holocausto, he aquí que venía Samuel. Saúl le salió al encuentro para saludarlo y Samuel le preguntó:—¿Qué has hecho? Saúl respondió:—Cuando vi que el pueblo se me dispersaba, que tú no venías en el plazo señalado y que los filisteos estaban reuniéndose en Micmas, entonces pensé: “Los filisteos descenderán ahora a Gilgal contra mí, y yo no he implorado el favor de SEÑOR”. Por eso me vi forzado y ofrecí el holocausto. Entonces Samuel dijo a Saúl: —Has actuado torpemente. No guardaste el mandamiento que el SEÑOR tu Dios te dio. ¡Pues ahora el SEÑOR hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre! Pero ahora tu reino no será duradero. El SEÑOR se ha buscado un hombre según su corazón, a quien el SEÑOR ha designado como el soberano de su pueblo, porque tú no has guardado lo que el SEÑOR te mandó.» (1 Samuel 13:1-14)

Footnotes:

  1. 1 Samuel 13:5 Según dos mss. y vers. antiguas; TM, porque en pos de.

 

Cuando Dios escudriña la tierra en busca de líderes potenciales, no busca ángeles de carne y hueso. Definitivamente no está buscando personas perfectas, puesto que Él sabe que no las hay. Lo que Él está buscando son hombres y mujeres como usted y como yo, personas normales y hechos de carne, hueso y sangre. Pero también busca ciertas cualidades en esas personas, como las cualidades que encontró en David.

La primera cualidad que Dios vió en David es que tenía un corazón según Dios. «El Señor se ha buscado a un hombre según su corazón.» ¿Qué significa ser una persona según el corazón de Dios? Me parece que significa que su vida está en armonía con el Señor. Que lo que es importante para Dios, lo es también para usted. Que lo que lo aflige a Dios, lo aflige a usted también. Que cuando Dios dice: «Ve a la derecha», usted va a la derecha. Que cuando Dios dice: «Ponle fin a eso en tu vida», usted le pone fin. Que cuando Dios dice: «Esto es algo que quiero que cambies», usted lo acepta porque tiene un corazón según Dios. En eso consiste el cristianismo bíblico.

Cuando la persona es profundamente espiritual, tiene un corazón sensible a las cosas de Dios. El versículo en 2 Crónicas lo confirma: «Porque los ojos del Señor recorren toda la tierra para fortalecer a los que tienen un corazón íntegro para con Él» (2 Crónicas 16:9).

¿Qué está buscando Dios? Está buscando hombres y mujeres cuyos corazones sean completamente suyos, íntegramente suyos. Esto significa que no ocultan nada. Que no hay basura alguna, por pequeña que esta sea. Significa que cuando usted hace algo malo, lo reconoce y acepta la responsabilidad de inmediato. Usted se siente mal por el mal acto cometido. Lo afectan las cosas que desagradan a su Padre celestial. Usted desea agradarlo con sus acciones. Le importa la motivación que hay detrás de sus acciones. Eso es tener un corazón según Dios, y esa es la primera cualidad que tenía David. ¿Tiene usted un corazón según Dios?

Si usted es profundamente espiritual, su corazón es sensible a las cosas de Dios—Charles R. Swindoll