Duro de entender

 

???????????????????
«Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: !!Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es.Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios.Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto, y he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias, y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo.El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen.Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel. Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel? Y él respondió: Ve, porque yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobre este monte. Dijo Moisés a Dios: He aquí que llego yo a los hijos de Israel, y les digo: El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros. Si ellos me preguntaren: ¿Cuál es su nombre?, ¿qué les responderé?Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros. Además dijo Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: Jehová,[a] el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Este es mi nombre para siempre; con él se me recordará por todos los siglos. Ve, y reúne a los ancianos de Israel, y diles: Jehová, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, me apareció diciendo: En verdad os he visitado, y he visto lo que se os hace en Egipto; y he dicho: Yo os sacaré de la aflicción de Egipto a la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo, a una tierra que fluye leche y miel. Y oirán tu voz; e irás tú, y los ancianos de Israel, al rey de Egipto, y le diréis: Jehová el Dios de los hebreos nos ha encontrado; por tanto, nosotros iremos ahora camino de tres días por el desierto, para que ofrezcamos sacrificios a Jehová nuestro Dios. Mas yo sé que el rey de Egipto no os dejará ir sino por mano fuerte. Pero yo extenderé mi mano, y heriré a Egipto con todas mis maravillas que haré en él, y entonces os dejará ir.Y yo daré a este pueblo gracia en los ojos de los egipcios, para que cuando salgáis, no vayáis con las manos vacías; sino que pedirá cada mujer a su vecina y a su huéspeda alhajas de plata, alhajas de oro, y vestidos, los cuales pondréis sobre vuestros hijos y vuestras hijas; y despojaréis a Egipto.» (Éxodo 3:4-22 )

Footnotes:

  1. Éxodo 3:15 El nombre Jehová representa el nombre divino YHWH que aquí se relaciona con el verbo hayah, ser.

 

Moisés había sido muy testarudo durante 40 años, diciéndose a sí mismo todo ese tiempo que la suya era una causa perdida. Por eso, cuando Dios vino a él con un llamamiento directo y sencillo, el viejo pastor no supo qué hacer. En realidad, no se permitía a sí mismo creer que todavía podía ser útil para Dios. “Pero ahora, ve, pues te envío al faraón para que saques de Egipto a mi pueblo, a los hijos de Israel” (Éxodo 3:10).

Eso no era difícil de entender, ¿verdad? El Señor habló en un idioma que Moisés podía entender. La orden que le dio fue doble y sencilla: Primero: “Yo te envío.” Y segundo: “Tú sacarás a mi pueblo.» Ese era el plan.

Observe, por favor, que este no era un plan que ofrecía alternativas. No era siquiera una invitación. Era un llamamiento. Dios no habla para pedirnos nuestra opinión en cuanto a sus planes. Dios hace declaraciones. Él no comienza teniendo una conversación a manera de intercambio de ideas. Tampoco convoca a un grupo selecto de consultores para que le sugieran las opciones viables.

Él habla, y punto.

En ocasiones muy especiales de nuestra vida, Dios nos dice: “Ahora, hijo mío, tengo esto en mente para ti. Sé que en el pasado enredaste las cosas. Y también sé que es posible que vuelvas a hacer lo mismo en el futuro. Pero en lo que concierne al día de hoy, en este momento, este es mi plan para ti. Ahora ve. Yo te estoy enviando, y estaré contigo.”

Dios le dijo a Moisés que él sería un instrumento en la liberación pero que Él, o sea, Dios mismo sería el libertador; y en esto hay una gran diferencia. En el llamamiento de Dios, Él tiene un plan; pero el Señor nunca espera que sea usted quien lleve a cabo ese plan. Es Él quien lo va a realizar. Él simplemente quiere que usted sea el instrumento de acción. A fin de cuentas, es la reputación de Él, no la suya, la que está en juego. Lo único que pide el Señor es que usted se entregue a Él como una herramienta que Él pueda tomar y usar. Esto es todo.

«Él simplemente quiere que usted sea el instrumento de acción. «