Heme aquí

bendiciones-de-dios

«Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: !!Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí.» (Éxodo 3:4)

Creo que una de las palabras más importantes de este versículo es el  término Cuando, con el que inicia. Esta palabra hebrea significa “al mismo tiempo”, y se conecta con el versículo 3, en el que Moisés dice: “Iré, pues”.

¿Cuándo fue que Dios le habló a Moisés? Al mismo tiempo que Moisés se volteó para ver. Muy sencillo,  ¿verdad? Moisés no siguió su camino, sino que se apartó de sus responsabilidades por sólo unos breves segundos, y fue en otra dirección. Se dirigió hacia lo que había captado su atención.

Dios dice: “¿Qué habrá que hacer? ¿Qué será, finalmente,  lo que hará que te pares en seco durante un minuto, te voltees, y consideres este suceso en tu vida? ¿Qué habrá que hacer antes de que digas: ‘Voy a ver de qué se trata esto. Voy a descubrir lo que pudiera estar diciéndome todo esto’?”

Eso fue lo que hizo Moisés, y cuando se enfrentó cara a cara con su destino. No fue sino hasta que Moisés se volteó que Dios le habló. Pero aun en ese momento, no creo que había entendido que era Dios quien le estaba hablando. En lo que Moisés concernía, era una zoza quien estaba hablando. Dios todavía no se había presentado. Moisés simplemente había oído que alguien lo llamaba por su nombre de en medio de un arbusto ardiente, y respondió.

“¡Moisés, Moisés!”, dijo la voz.
¿Sabe usted lo que respondió Moisés? El hebreo original revela que él dijo sólo una palabra: hinaynee,que se puede traducir como: “Heme aquí” o “Soy yo’.

Créalo o no, eso era todo lo que Dios quería oír. Lo mimos sucede hoy en día. Eso es todo lo que el Señor quiere oír de usted cuando Él habla. No se engañe; usted no le causa a Dios ninguna impresión; Él está probando su humildad, su sensibilidad, su disposición. Está buscando a alguien que afloje la marcha lo suficiente como para detenerse a observar una zarza ardiente. Y cuando Él llama, lo único que pide es esta sencilla aceptación. “Heme aquí, Señor . Presente”.