Tenga fe y también un plan

Peticiones--element50

«Un varón de la familia de Leví fue y tomó por mujer a una hija de Leví,la que concibió, y dio a luz un hijo; y viéndole que era hermoso, le tuvo escondido tres meses.Pero no pudiendo ocultarle más tiempo, tomó una arquilla de juncos y la calafateó con asfalto y brea, y colocó en ella al niño y lo puso en un carrizal a la orilla del río. Y una hermana suya se puso a lo lejos, para ver lo que le acontecería. Y la hija de Faraón descendió a lavarse al río, y paseándose sus doncellas por la ribera del río, vio ella la arquilla en el carrizal, y envió una criada suya a que la tomase. Y cuando la abrió, vio al niño; y he aquí que el niño lloraba. Y teniendo compasión de él, dijo: De los niños de los hebreos es éste. Entonces su hermana dijo a la hija de Faraón: ¿Iré a llamarte una nodriza de las hebreas, para que te críe este niño? Y la hija de Faraón respondió: Ve. Entonces fue la doncella, y llamó a la madre del niño, a la cual dijo la hija de Faraón: Lleva a este niño y críamelo, y yo te lo pagaré. Y la mujer tomó al niño y lo crió. Y cuando el niño creció, ella lo trajo a la hija de Faraón, la cual lo prohijó, y le puso por nombre Moisés,[a] diciendo: Porque de las aguas lo saqué.[b]   «(Éxodo 2:1-10 )

Footnotes:

  1. Éxodo 2:10 Heb. Mosheh.
  2. Éxodo 2:10 Heb. mashah.

 

Jocabed tuvo fe, pero también pensó en un plan muy creativo. Me gustaría hacer una pausa aquí para reflexionar en esta tensión que hay entre la planificación cuidadosa y una fe sincera. ¿Son mutuamente excluyentes? ¡De ninguna manera! Pero al hablar con algunos creyentes, uno pudiera pensar lo contrario.

He aconsejado a hombres y mujeres desempleados que me han dicho:

—Estoy esperando que el Señor me proporcione un trabajo.
—Excelente —les respondo—. Pero dígame ¿a dónde ha enviado su currículo?
—Bueno, yo no hago eso. Simplemente espero en Dios.
— ¿De veras? —le digo—. Entonces espero que no le importe seguir desempleado durante un tiempo.

El viejo dicho de los soldados durante la Guerra de Independencia de los Estados Unidos, se aplica a muchas áreas de la vida: “¡Confía en Dios, pero mantén seca tu pólvora!” En otras palabras, ponga su vida en las manos del Salvador, pero manténgase listo. Haga todo lo que pueda para prepararse para la batalla, pero reconociendo que el resultado final dependerá de Dios el Señor.

Andar por fe no significa que usted dejará de pensar. Confiar en Dios no implica volverse indolente, perezoso o apático. ¡Qué distorsión tan grande de la fe bíblica! Usted y yo necesitamos confiar en Dios en cuanto a nuestras finanzas, pero eso no es una licencia para gastar el dinero disparatadamente. Usted y yo debemos confiar en Dios en cuanto a la seguridad en el auto, pero somos imprudentes si no frenamos en una curva. Confiamos en Dios en cuanto a nuestra salud, pero eso no significa que podemos fumar cigarrillo tras cigarrillo, trasnocharnos y alimentarnos con papas fritas y golosinas sin ninguna consecuencia.

Actuar con imprudencia o irreflexivamente, esperando que Dios le saque del apuro si las cosas salen mal, no es fe en absoluto. Es presunción. La sensatez le dice que haga lo más que pueda, hasta donde se lo permitan sus fuerzas, y luego tenga la confianza en que Dios hará lo que usted no puede hacer, que logrará lo que usted no puede lograr. La fe y la planificación cuidadosa van de la mano. Siempre ha sido así.

 

Actuar con imprudencia, esperando que Dios le saque del apuro, no es fe.—Charles R. Swindoll