La esperanza es más que soñar

Young woman reaching for the sun in countryside.

«El camino de Jehová es fortaleza al perfecto;Pero es destrucción a los que hacen maldad. El justo no será removido jamás;Pero los impíos no habitarán la tierra.»(Proverbios 10:29-30)

Regamos por aquí y por allá palabras como fe y amor todo el tiempo. La mayoría de nosotros podemos describirlas con mínima dificultad. Pero, ¿esperanza? ¿Qué peregrina cosa es esa? Y, ¿es en realidad así de esencial?

Un diccionario define esperanza como «deseo con expectación de realización.» Esperar es tener expectativa. Es más que soñar, sin embargo. Es poseer dentro de nosotros mismos una expectación de que algún día ese deseo se realizará. Se hará realidad. La esperanza siempre mira al futuro, y siempre está de puntillas. Nos mantiene avanzando. Hace de un hoy desencantado más brillante. Sin esperanza, algo dentro de todos nosotros muere. . . .

Podemos vivir varias semanas sin comida, días sin agua, y sólo un minuto sin oxígeno, pero sin esperanza ; olvídelo.

Podemos vivir varias semanas sin comida, días sin agua, pero no sin esperanza.—Charles R. Swindoll