Cuente sus bendiciones

   bendiciones-de-dios» Venid, aclamemos alegremente a Jehová;Cantemos con júbilo a la roca de nuestra salvación.Lleguemos ante su presencia con alabanza; Aclamémosle con cánticos.» (Salmo 95:1,2)

A veces cuando uno no se siente con ganas de orar, o lo consume la necesidad de hablar con el Señor pero no puede hallar las palabras, pruebe lo bien sabido; cuente sus bendiciones, cuéntelas una por una.

Es asombroso cómo uno puede alejarse de los afanes, y preocupación propia, cuando se empieza a mencionar en voz alta aquello por lo que se está agradecido. En ese instante el enfoque cambia de las necesidades a la gracia y amor del Padre celestial.

¡Pruébelo!

Cuente sus bendiciones, cuéntelas una por una.—Charles R. Swindoll