Cuatro mensajes dignos de crédito

bible-wallpapers-2-4-s-307x512

Este mensaje es digno de crédito.(2 Timoteo 2:11)


Pablo pronunció cuatro de estos mensajes dignos de crédito. El primero es 1 Timoteo 1:15: Este mensaje es digno de crédito y merece ser aceptado por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero¨. El segundo es 1 Timoteo 4:8-9:¨La piedad es útil para todo, ya que incluye una promesa no sólo para la vida presente sino también para la venidera. Este mensaje es digno de crédito y merece ser aceptado por todos ¨El tercero está en 2 Timoteo 2:11-12: Este mensaje es digno de crédito: Si morimos con él, también viviremos con él; si resistimos, también reinaremos con él. Si lo negamos , también él nos negará¨Y el cuarto está en Tito 3:8 Este mensaje es digno de confianza… que los que han creído en Dios se empeñen en hacer buenas obras¨.
Se puede establecer una relación entre estos cuatro pasajes. El primer  mensaje…. digno de crédito¨¨  sienta las bases de nuestra eterna salvación a través de la gracia gratuita de Dios según se reveló a nosotros por la misión del Redentor. El segundo pasaje afirma la doble bendición que obtenemos por medio de esta salvación: la bendición de las primaveras terrenales y celestiales, de tiempo y eternidad. La tercera muestra una de las tareas a las que son llamados los escogidos: Dios ordena que debemos sufrir por Cristo con la promesa de que  ¨si resistimos, también reinaremos con él ¨El cuarto y último pasaje encierra una advertencia para el servicio cristiano, instándonos a la diligencia de mantener las buenas obras.
Por lo tanto, tenemos la raíz de la salvación en la gracia que es gratuita; luego, los privilegios de tal salvación en nuestra vida presente y en la venidera; y contamos con las dos enseñanzas más grandes en cuanto a nuestro sufrimiento con Cristo y nuestro servicio a él, ambas llenas de las bendiciones del Espíritu. Que podamos atesorar estos mensajes dignos de crédito para que puedan sernos de guía en nuestra vida, así como  nuestro consuelo y nuestra instrucción. Pablo, el apóstol a los gentiles, probó su veracidad que sigue siendo confiable en nuestros días. Ni una sola palabra de la voluntad de Dios se desechará.
Vale la pena que se acepten, así que ahora mismo aceptarla plenamente y pongamos a prueba su confiabilidad.
Que estos cuatro mensajes dignos de crédito puedan estar escritos en las cuatro esquinas de mi casa.
Charles Spurgeon