Una puerta abierta

79dYo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado. (Juan 17:23)

 
Si este versículo describe la unión que existe entre nuestra alma y el Señor, imagina cuán profundo y ancho es el río de nuestra comunión con él. Esta unión no es un caño delgado por el que un diminuto curso de agua se abre paso. No, es un río de asombrosa profundidad y anchura con un importante aporte de agua viva.(Juan 7:38)
¨Mira que delante de nosotros él ha dejado abierta una puerta¨ (Apocalipsis 3:8) No seamos lentos al entrar en la ciudad de la comunión con él.La ciudad tiene ¨doce puertas¨ y ¨cada puerta estaba hecha de una sola perla¨( Apocalipsis 21:21) y cada una está completamente abierta por lo que podemos entrar y estar seguros de ser bienvenidos. Si la ciudad solo tuviera una tronera (pequeña hendidura) a través de la cual se arrojaban flechas desde los muros de las antiguas fortalezas) por la que se pudiera hablar con Jesús,  sería suficiente bendición, por lo menos, intercambiar una palabra amable a través del estrecho agujero. ¡ Pero cuánta más bendición es contar con una entrada tan amplia completamente abierta!
Si el Señor Jesús estuviera alejado de nosotros y nos separara un mar tempestuoso, anhelaríamos enviarle un mensajero con nuestro amor y aguarrdaríamos con ansias que ese mensajero regresara, trayéndonos noticias de la casa de nuestro padre. Sin embargo, observa su bondad: él ha construido su casa al lado de la nuestra. Y aun más vive con nosotros , haciendo que nuestro pobre y humilde corazón sea su tabernáculo para poder tener comunión continua con nosotros. ¡Cuán necios somos si no vivimos en continua conmunión con él!
Cuando nuestro camino es largo, peligroso y dificil, no debemos preocuparnos por cuán pocas veces se ven los amigos porque al vivir juntos, ¿acaso Jonatán olvidaría a su David ¿Cuando un esposo se va de viaje, su esposa podrá pasar varios dias sin hablar con él; pero no soportaría estar separada de él si supiera que está en una de las habitaciones de su propia casa. 

De manera que, tú que eres cristiano, ¿Por qué no te sientas al ¨banquete, (donde) bebían vino¨  (Ester 5:7) ¨Buscad a Jehová¨porque está cercano¨(Isaías 55:6). Abrázalo, porque es tu Hermano. Aférrate a él porque es tu Esposo y llévalo cerca de tu corazón porque él es tu propia carne y tu propia sangre.

 

Charles Spurgeon