El Señor ha hecho grandes cosas por nosotros

2012110722010827b1d1

Si, el Señor ha hecho grandes cosas por nosotros, y eso nos llena de alegría.(Salmo 126:3)

Es triste pero algunos cristianos son dados a mirar el lado oscuro de todas las cosas y a pensar demasiado en las dificultades del pasado en vez de pensar en lo que Dios ha hecho por ellos.
Cuando se les pregunta sobre su visión de la vida cristiana, hacen una lista de sus conflictos permanentes, sus más profundos problemas, sus tristes adversidades y la condición pecaminosa de su corazón. Es raro que hagan alusión a las grandes misericordias que Dios ha derramado por gracia sobre ellos.
Sin embargo, un  cristiano con el alma saludable estará lleno de gozo y compartirá estas afirmaciones:¨ No hablaré sobre mi persona excepto para la honra de Dios. ¨Me sacó de la fosa de la muerte, al lodo firme. Puso en mis labios un cántico nuevo, un himno de alabanza a nuestro Dios ¨(Salmo 40:2-3) ël Señor ha hecho grandes cosas por mi y eso me llena de alegría (Salmo 126:3)
Esta clase de breve resúmen de su experiencia es lo mejor que cualquier hijo de Dios puede esperar exhibir.
Si, es cierto que debemos soportar las pruebas, pero también es cierto que el Señor nos libera de ellas.Es cierto que todos tenemos nuestras transgresiones de las que nos arrepentimos, pero también es absolutamente cierto que tenemos un Salvador que es más que suficiente para vencer estas transgresiones y liberarnos de su poder.
Al mirar atrás, sería necio negar que estuvimos en el Pantano del Desaliento (la ciénaga en El progreso del peregrino de Juan Bunyan (1628-1688) donde Cristiano se hunde bajo el peso de los pecados y de la culpa ) o que hemos reptado por el Valle de la Humillación (también de El Progreso del peregrino). Sería igualmente erróneo olvidar que hemos pasado por allí seguros y con ganancia. No permanecimos en estos gracias a nuestro todopoderoso Ayudador y Lider que nos sacó ¨a un lugar de abundancia¨(Salmos 66:12)
Cuanto más  profundos hayan sido nuestros problemas, mas fuertes deberían ser nuestras acciones de gracias a Dios, porque él nos condujo a través de ellas y nos ha preservado hasta ahora. Nuestras pruebas dolorosas no deberian empañar nuestros himnos de alabanza, sino que deberian  convertirse en los tonos graves dentro de la canción de la vida:
¨El Señor ha hecho grandes cosas por nosotros, y eso nos llena de alegría¨
Charles Spurgeon