La falta de Santidad…

(1Pedro 2:1)

Desechando, pues, toda malicia, todo engaño, hipocresía, envidias, y todas las detracciones,desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis para salvación, si es que habéis gustado la benignidad del Señor.

mascarillas

Así estará sobre la frente de Aarón, y llevará Aarón las faltas cometidas por los hijos de Israel en todas las cosas santas en todas las santas ofrendas que hayan consagrado. (Éxodo 28:38 )

¡Qué gran significado se devela y se revela en estas palabras! Sería provechoso aunque humillante, hacer una pausa por un momento y considerar este triste panorama. Las faltas cometidas en nuestra adoración pública (la hipocresía, la formalidad, el desinterés, la irreverencia, nuestro corazón errante y nuesto olvido de Dios) ¡resultan abrumadoras!

Nuestra labor para Dios (La falta de esfuerzo, el egoísmo, la falta de cuidado, la desidia y la incredulidad) ¡es masa podrida! Nuestros tiempos de devoción personal (la laxitud, la frialdad, la negligencia, el letargo y la vanidad) ¡son un montón de tierra inerte! Y si nos fijamos con mayor cuidado, descubriremos que esta culpa será mucho mayor de lo que parece a primera vista.
El Dr. Edward Payson (1783-1827), en una carta a su hermano, escribió: ¨Mi parroquia y mi corazón  se parecen al jardín de un holgazán. Lo que es peor, descubro que muchos de mis deseos por remediar la situación surgen de mi propio orgullo, vanidad o pereza.Observo que las malezas invaden mi jardín y sencillamente lanzo un suspiro de anhelo de que sean erradicadas. Pero ¿por qué? ¿Qué es lo que impulsa mi deseo? Quizás sea para que pueda decirme que tengo un jardín ordenado. ¡Eso sería orgullo! O quizás sea porque deseo que mis vecinos miren por encima de la cerca y comenten qué florecido está mi jardín. ¡Eso sería vanidad! Quizás deseo la destrucción de las malezas porque estoy cansado de estarlas quitando. ¡Eso sería pereza!
Lo cierto es que aun nuestros deseos de santidad pueden estar contaminados de motivos equivocados. Aun debajo del más verde pasto están ocultas las lombrices y para descubrirlas no necesitamos observar demasiado.
Sin embargo, qué alentador es el pensamiento de que cuando nuestro Sumo Sacerdote lleve ¨las faltas cometidas….en todas las cosas santas¨también llevará sobre su frente las palabras: ¨Santidad a Jehová¨. Aunque Jesús cargó con nuestro pecado, él no presentó nuestra falta de santidad ante el rostro del Padre sino su propia santidad.
¡Que por gracia podamos ver a nuestro gran Sumo Sacerdote por medio de los ojos de la fe!
Charles Spurgeon